ÁREA DE TERAPIA Y ASESORAMIENTO > DISFICULTADES SEXUALES

 

Eyaculación precoz

Se trata de una falta de control en el reflejo eyaculatorio, lo que implica que la pareja no goce plenamente de la relación sexual, por ser esta muy breve. Es uno de los problemas sexuales más frecuentes en los hombres. La mayoría de las veces responde a un problema emocional (ansiedad, inseguridad, falta de información o preparación).

Disfunción eréctil

Conocida popularmente como impotencia. Es la incapacidad repetida de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para mantener una relación sexual satisfactoria. Es otra de las grandes demandas masculinas. Puede estar causada por problemas orgánicos vasculares, por la ingestión de determinados fármacos, pero también por ansiedad, culpa, miedo de no estar a la altura, etc.

Vaginismo

Es la dificultad o imposibilidad del coito intravaginal, la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina impide a muchas mujeres la penetración vaginal. Tiene que ver con el miedo al dolor, al embarazo, con experiencias traumáticas previas y con la falta de información sexual. Las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales y alcanzar el orgasmo, siempre que no se produzca el coito. Sin llegar a ser vaginismo, algunas mujeres pueden tener también un coito molesto o doloroso.

Inhibición del deseo sexual (IDS)

También conocido como inapetencia o anafrodisia. Es una falta de  líbido o sentimientos eróticos, llegando a ser la relación sexual para estas personas como una obligación o un castigo. Provoca insatisfacción, depresión y un deterioro general en la relación de pareja. Aunque es más habitual en las mujeres, últimamente también afecta a muchos hombres.

Ausencia de orgasmo (anorgasmia)

Es la inhibición persistente de la fase orgásmica, aun cuando exista excitación sexual. Las causas pueden ser orgánicas o psicológicas y requieren un tratamiento distinto según se dé en hombres o en mujeres, ya que la fisiología del orgasmo femenino es más compleja, y en los hombres se confunde a veces eyaculación con orgasmo.

>> volver a Terapia y Asesoramiento <<